hojas



¿Por qué el coronavirus te está quitando el sueño?


ESTILO DE VIDA

Combate la ansiedad y el insomnio durante la pandemia

Los problemas de sueño abundan desde que la crisis inició. Y no sólo por la incertidumbre y el desasosiego ante las noticias diarias, sino porque la vida se desaceleró bruscamente.

Todas las rutinas se modificaron y, con ello, las formas de descansar. Es común escuchar en estos días que las personas sólo logran conciliar el sueño hasta altas horas de la madrugada, por lo que inician sus mañanas con mal humor y sin haber tenido un sueño reparador.

Según las investigaciones, al no exponernos a la luz solar de manera natural, las funciones habituales del organismo se desestabilizan, razón por la cual vivimos en un estado de alerta intermitente.

Ya sea por trabajo o por diversión, sólo nos exponemos a las luces artificiales de los focos, las computadoras, el celular o la televisión. Sin embargo, el aspecto biológico no es el único que se ve afectado con el cambio de rutinas, sino que además la salud mental puede deteriorarse. En todos los medios de comunicación leemos, vemos o escuchamos información imparable sobre la evolución –o involución– de la pandemia en el mundo, en particular en nuestro entorno cercano. La mente, por tanto, no descansa. Nos preocupamos todo el tiempo y creamos escenarios apocalípticos, los cuales no hacen más que deteriorar la actividad cerebral.

Pero, ¿qué podemos hacer para disminuir la ansiedad y combatir el insomnio en la cuarentena?

¡Abre las cortinas!
Permite que la luz solar penetre durante el día en tu casa, sobre todo en el área que más utilices para llevar a cabo tus labores cotidianas.

Medita.
En la noche, justo antes de dormir, desconéctate del mundo virtual y ubica tu mente en el aquí y el ahora. Disfruta la fluidez de tus pensamientos, dirigiendo tu atención hacia lo positivo.

Establece horarios… y cúmplelos.
Una de las estrategias infalibles para descansar mejor y reducir el estrés yace en la repetición. Cumple todos los días un horario límite para dormir y para despertarte. De esta forma acostumbrarás a tu cuerpo a seguir la rutina.

Consulta a un especialista.
Si los problemas de sueño y de ansiedad persisten, no luches contra corriente. En línea puedes llevar a cabo consultas psicológicas que te ayudarán a sobrellevar esta etapa con mejor ánimo.