hojas



Consejos eco-friendly para conservar tus alimentos


HÁBITOS SALUDABLES

Baja de peso y cuida al medio ambiente

En el último mes se han incrementado las ventas de comida para llevar, porque las condiciones lo ameritan. Sin embargo, el uso de desechables y plásticos se ha desbordado nuevamente. Por ello, es importante aplicar medidas extraordinarias, al menos, en lo individual.

Estas medidas no son viables para los grandes establecimientos, pero sí para su aplicación individual. Si todos las llevamos a cabo en nuestro hogar, el consumo desmedido de plástico y residuos dañinos para el ambiente se reducirá.

Aquí te compartimos 3 consejos para que sobrelleves esta etapa cocinando, reorganizando tu alacena y saliendo con menos frecuencia en la búsqueda de tu comida diaria.

- Batchcooking.
Técnica de cocina que consiste en la preparación del menú semanal en sólo un día. Para ello, debes planear tus platillos fuertes de 7 días, especificando en una libreta tanto los ingredientes y la preparación, como los utensilios que utilizarás.
De esta manera tendrás todo lo necesario a tu alcance, ahorrando agua y espacio.

Si bien estarás un día (o algunas horas, de acuerdo a tu organización) en la cocina preparando las entradas, guarniciones y platos fuertes de tu lista, los días siguientes contarás con más tiempo para realizar otras actividades.

Otra peculiaridad del batchcooking es que te anima a la autosuficiencia y, por tanto, a sentirte orgulloso de tus creaciones. Así, disminuirán tus compras hormiga (de productos ultraprocesados, sobre todo) y aumentará tu creatividad.

- Sustituye el plástico por el cristal.
Al tener listo tu menú semanal, debes prever su conservación. Opta por guardar la comida de cada día en recipientes con dos o más compartimentos. Esto te brindará más espacio en el refrigerador, además de que te ayudará a racionar tus porciones… ¡adiós excesos!

Puedes utilizar los recipientes plásticos para las guarniciones frías, por ejemplo, pero no para los alimentos que tendrás que recalentar, aunque no utilices el horno de microondas.

- Congela.
Durante la planeación de tu menú, anticipa que los platillos con ingredientes menos frescos deberán ser los primeros que consumas. Congela cada uno de ellos, investigando su proceso de conservación para no alterar ni el sabor ni la consistencia. Ordena los recipientes en tu congelador de acuerdo a la consecución de los días de la semana.

Ahora ya lo sabes, aplica cada uno de estos sencillos pasos para conservar la línea estando en casa y para no perder la conciencia social ante el desperdicio desmedido de agua o a la utilización excesiva de materiales desechables.