Lo que pocos saben sobre los alimentos integrales

Lo que pocos saben sobre los alimentos integrales


MITO Y REALIDAD

A partir del auge de los productos orgánicos, se ha popularizado la idea de que su proceso de producción es muchísimo más elaborado que el de cualquier otro alimento envasado. Sin embargo, lo que pocos saben es que su elaboración es menos compleja que el de un alimento refinado. No obstante, la diferencia de costos se debe, precisamente a esta simplicidad.

La producción en masa de cualquier artículo no requiere la personalización y el cuidado de cada elemento que se empaqueta para la venta, ya que toda la cadena de fabricación se lleva a cabo de forma automatizada. Se utiliza, entonces, maquinaria especializada que beneficia, algunas veces, la cantidad sobre la calidad. En cambio, el embalaje de los productos naturales se convierte en un proceso catalogado como artesanal porque, aunque automatizado, su producción aún requiere de cierta autonomía frente a su versión industrializada.

Sobre esta base, en este artículo revisamos las diferencias entre la elaboración y el consumo de harinas integrales frente a las harinas refinadas.

La fabricación de la harina integral es un proceso simple, amigable con el medio ambiente y provechoso para la salud. Este consiste en la molienda y el tamizado del grano del cereal, conservando cada parte de la fibra, el salvado y, por tanto, los nutrientes del trigo.

Por otro lado, la harina refinada debe pasar por el humedecimiento, la molienda y el tamizado repetitivo del grano para separar el salvado y para evitar oscurecer el producto final.

Entonces, el mantenimiento de la esencia intrínseca del alimento integral lo hacen más nutritivo. Pero, como con todo tipo de alimento, su consumo excesivo puede acarrear alteraciones en la salud.

Beneficios de las harinas integrales:

- Controlan el apetito.
- Mejoran la digestión.
- Disminuyen los niveles de colesterol.
- Poseen propiedades antioxidantes.
- Aportan más minerales y vitaminas (por ejemplo, calcio, hierro, vit. B1 y B6).

Ya sea para la preparación de un postre o de cualquier otro platillo, puedes sustituir la harina refinada por la integral, ya que además de aportar una mayor cantidad de nutrientes al organismo, también es una excelente fuente de fibra y ayuda a sentir saciedad con mayor facilidad.

Además de las sustituciones saludables, puedes agregar a tu dieta diaria los alimentos Profood que, de igual forma, le brindan a tu cuerpo la sensación de saciedad, contienen proteína de alto valor biológico, además de que contienen los nutrientes que tu cuerpo necesita, a través de una amplia gama de sabores para gustos dulces y salados.