Desequilibrio tiroideo y nutrición

Desequilibrio tiroideo y nutrición


CÁPSULA INFORMATIVA

La tiroides es una glándula endocrina que se encuentra en la base del cuello. Ésta se encarga de producir hormonas y de controlar distintas funciones básicas del organismo, tales como la regulación del ritmo cardíaco y la asimilación de nutrientes (quema de calorías).

Entre los desequilibrios tiroideos más comunes que alteran la actividad natural y saludable del organismo se encuentra la producción excesiva (hipertiroidismo) y la producción insuficiente (hipotiroidismo).

¿Cómo cuidar la tiroides a través de la alimentación?

El consumo equilibrado de yodo en la comida diaria ayuda a regular los niveles de la glándula tiroidea. Se puede obtener fácilmente a través de alimentos como pescados, mariscos, frutas y hortalizas.

Los cambios drásticos de peso también pueden afectar la salud de la tiroides (y del organismo), por ello se debe disminuir el consumo de azúcares (sobre todo las de difícil absorción en los procesados y ultraprocesados) y moderar la ingesta de gluten y algunos lácteos.

Las enfermedades de la tiroides requieren de un tratamiento alimenticio específico para contrarrestar los excesos y las insuficiencias del cuerpo. Por ello, consultar a un especialista de la nutrición –además del endocrinólogo de cabecera– resulta indispensable. Una adecuada orientación nutricional permite que el tratamiento de la enfermedad tiroidea sea más efectivo. Así, puedes asegurar que con el seguimiento del nutriólogo podrás disfrutar de platillos deliciosos y saludables, mientras cuidas el correcto funcionamiento de tu metabolismo.