¿Cómo evitar la retención de líquidos?

¿Cómo evitar la retención de líquidos?


SALUD Y NUTRICIÓN

La retención de líquidos, mejor conocida como edema, hace referencia a la hinchazón o inflamación de algunas partes del cuerpo (pies, piernas y vientre principalmente) debido a la acumulación excesiva de líquidos entre las células de los tejidos.

A menudo, esta anomalía está relacionada con el estilo de vida de cada persona, pero también puede ser síntoma de una patología mayor como problemas circulatorios o enfermedades renales y hepáticas. Entre las causas más comunes (no patológicas) del aumento en el líquido intersticial se encuentran la mala alimentación, el sedentarismo y la hidratación insuficiente.

¿Cómo evitar la retención de líquidos?

Reducir el consumo de sodio. El exceso de sal suele favorecer la retención de líquidos, por lo que su ingesta, (no sólo como sazonador sino que además como elemento intrínseco en embutidos, conservas y quesos) podría propiciar la inflamación.

Alimentos frescos y métodos de cocción. Las conservas de los alimentos enlatados suelen contener altas concentraciones de sal, por lo que para su consumo, la lectura de etiquetas resulta impescindible. Además, para mantener la frescura y el sabor de la comida natural (hortalizas, verduras, semillas, etc.) es mejor optar por una cocción al vapor o en papillote.

Dile adiós al sedentarismo. Mantener el cuerpo inactivo por un largo periodo (sentado frente al televisor a la computadora, por ejemplo) contribuye a una circulación deficiente. Pasar muchas horas sentado o parado provoca molestias en los tobillos y en las piernas. El cansancio, los calambres y la hinchazón pueden evitarse con una rutina diaria de ejercicios acordes a la edad y al estilo de vida, así, se estimula el flujo sanguíneo de manera constante.

La clave está en la hidratación. Es necesario tomar agua constantemente para que el organismo pueda llevar a cabo naturalmente sus funciones. En este sentido, se puede hidratar el cuerpo a través de agua simple o de infusiones naturales sin azúcar o edulcorantes.

Una alimentación adecuada y personalizada puede disminuir este riesgo de edema, pero no debe olvidarse que cualquier problema de salud tiene que tratarse bajo supervisión médica interdisciplinaria. En Profood te referiremos con tu especialista más cercano para que cuides tu cuerpo, mantengas tu salud en un estado óptimo y al mismo tiempo disfrutes cada alimento que consumas.