hojas



¿Comer saludable es caro?


MITO Y REALIDAD

Mito
Una alimentación saludable conlleva gastos superiores a los de una comida rápida o casera tradicional.

Una de las mayores preocupaciones de los pacientes durante la consulta de nutrición es el costo de su tratamiento para alcanzar sus metas de peso. Se suele escuchar que los antojitos de la tienda de conveniencia son más accesibles para el bolsillo que una alternativa con menos calorías. Por otra parte, sobre todo para las personas que suelen comer fuera de casa (en el trabajo o en la escuela) resulta más sencillo comprar comida de fácil acceso: comida corrida, tacos, hamburguesas, quesadillas, etc.

Realidad
La inversión mensual de una comida equilibrada y nutritiva es menor al gasto en el mismo periodo de un estilo de vida basado en “antojitos”.

Comer sano no sólo es elegir las opciones más aptas y nutritivas, sino que además se trata de modificar los hábitos cotidianos. Por ejemplo, la preparación en casa puede ser sencilla y más amigable para el organismo si sustituimos la fritura por una preparación al vapor. Si además organizamos semanalmente lo que queremos consumir será más sencillo establecer un presupuesto preciso sólo para la alimentación, no para los antojos.

Y en realidad no se trata de satanizar algún tipo de alimento o algún platillo en específico, sino de equilibrar y limitar su ingesta. Un fin de semana de excesos calóricos repercute en la salud y en la cartera mucho más que la inversión a largo plazo de nuestra salud integral. Si nutrimos correctamente y de forma constante al cuerpo, éste será más resistente.

Con el auge de las alternativas orgánicas y bajas en calorías de los alimentos convencionales, el precio también es una forma de competir en el mercado de la nutrición. Son muchos los productos que venden el nombre y no sus ingredientes, por eso, también hay que ser precavidos con la lectura de las etiquetas y de los componentes de aquellos productos saludables.

La comparativa de precios de una receta con vegetales y frutos frescos, además de proteínas y carbohidratos de buena calidad es similar, incluso menor, a la compra diaria de pastelitos, galletas y frituras empaquetadas.

No es el costo, es la falta de tiempo

El estilo de vida acelerado característico de la población mexicana es otra de las excusas para comprar alimentos chatarra. Es cierto que bajo una primera impresión es más sencillo sólo pedir un platillo que prepararlo, ya que esto último conlleva más tiempo del que se dispone, pero la nutrición, como todos los aspectos en la vida, también necesita de la planeación de horarios y rutinas. Una hora, una vez a la semana, es suficiente para establecer el régimen de la semana y para enlistar todo lo que debe comprarse. De esta manera, es probable que se asigne un presupuesto extra para los antojos moderados.

Económico, rápido y fácil

Los alimentos Profood tienen la ventaja de ser fáciles y muy rápidos de preparar, además de que son saludables, económicos y la forma ideal de saciar un antojo semanal. Y aunque no reemplazan a los platillos convencionales, su consumo constante permitirá comer de forma moderada lo que más te gusta. Conoce nuestra variedad de snacks, alimentos listos para consumo y alimentos para preparar. Con ellos y con la asesoría profesional de nuestros especialistas te aseguramos que tu pérdida de peso será fácil de sobrellevar para tu bolsillo y para tu paladar.