Alimentación durante el embarazo

Alimentación durante el embarazo


SALUD Y NUTRICIÓN

Tanto en el embarazo como en cualquier otra etapa de la vida, la forma en la que nuestro cuerpo obtiene sus nutrientes determina, en gran medida, la dirección de una salud integral estable.

Sin embargo, durante el embarazo deben seguirse ciertas directrices para asegurar un desarrollo adecuado del bebé. La cantidad de nutrientes para que el cuerpo funcione adecuadamente (vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos y grasas) debe permitir que ambos –tanto mamá como hijo– tengan el peso adecuado. OJO, no sólo porque el peso de ambos debe estar dentro del rango se debe comer por dos, como se ha propagado por años.

Lo ideal es establecer un régimen alimenticio personalizado, como si se tratara del cuidado en la dieta antes y después del embarazo. De esta manera, se puede garantizar que el peso que se gane en esta etapa no sea por excesos ni antojos excesivos, sino por la correcta y equilibrada alimentación para dos personas. Hay que brindarle más importancia a comer PARA DOS (motivo) que a comer POR DOS (medio). Es importante saber elegir las alternativas saludables sobre cualquier otra, además de cumplir con algunos consejos generales para un embarazo equilibrado.

Tips de alimentación imprescindibles durante el embarazo:

1. Suplementación.

Es bien conocido que la ingesta constante de ácido fólico durante esta etapa ayuda a evitar defectos congénitos, sobre todo de carácter neural. Por otro lado, el consumo de calcio, además de mejorar la salud de los huesos, podrá evitar los problemas de presión alta (preeclampsia). El hierro, por su parte, cumple la función de ayudar en el desarrollo del bebé y de prevenir la anemia en la mamá. Un multivitamínico también contribuye a mejorar el estado de salud de ambos.

2. Alimentos frescos y de temporada.

Durante la vida adulta, se debe poner especial énfasis en la comida de fácil y más rápido acceso. Así, al planear un menú semanal resulta más sencillo e inmediato conseguir los ingredientes de temporada. Los vegetales y las frutas propios de una época del año facilitarán la preparación de cualquier platillo. Es importante asegurarse de que los alimentos provenientes de la tierra estén correctamente lavados y desinfectados, mientras que la proteína de origen animal siempre debe estar bien cocida para evitar cualquier bacteria que ponga en riesgo la salud del bebé y de la mamá.

3. Alcohol, tabaco y cafeína.

Cualquier exceso es malo, pero en el embarazo, el alcohol y el tabaco pueden repercutir severamente en la salud. Las implicaciones conllevan malformaciones, discapacidades físicas y aborto espontáneo, por ello, definitivamente deben evitarse. En el caso de la cafeína, al ser un irritante, el exceso también podría conllevar consecuencias, pero a diferencia del alcohol, una taza de café por las mañanas no repercute en el desarrollo del bebé.

4. Distribución de las comidas.

Quizás los antojos pueden dificultar una dieta variada y saludable, para ello, se pueden limitar las cantidades y ampliar los horarios de comida. La disminución de harinas refinadas y su consumo preferente antes de media tarde es una buena opción para no renunciar a los placeres culinarios que se desenfrenan en el embarazo. Además, para contrarrestar el hambre se pueden dividir los alimentos del día en diferentes horarios, creando la sensación de que se come todo el tiempo. Entre 5-6 tiempos de comida son recomendables, sobre todo durante los primeros meses. En el caso de los líquidos, se recomienda beberlos entre comidas, no como acompañamiento.

5. Snacks saludables.

Para que todo los tiempos de comida contengan los nutrientes suficientes, optar por snacks con bajas calorías como colación resulta una opción eficaz. Los alimentos Profood, por ejemplo, son beneficiosos porque garantizan la cantidad suficiente de proteína en la dieta diaria. Así la mamá puede cubrir sus antojos con sabores dulces (chocolate, fresa, piña colada, entre otros) y a la par regalarle a su organismo y al de su bebé los nutrientes que necesitan.

Aunque el aumento de peso es inevitable, la mamá no debe obsesionarse con la apariencia física. Cada cuerpo es diferente y si se le brindan los nutrientes necesarios la salud integral mejora. Seguir estas directrices ha ayudado a millones de mujeres a sobrellevar un embarazo dentro de la norma, pero, como lo mencionamos al inicio, cada caso es diferente; en este sentido es necesario apoyarse de un especialistas en nutrición. Contáctanos para referirte con tu especialista Profood más cercano. Con nuestros snacks saludables y la asesoría médica personalizada de nuestros especialistas podrás disfrutar de tus sabores favoritos sin poner en riesgo tu salud ni la de tu bebé.