Preguntas frecuentes


Todos nuestros alimentos están hechos bajo las más estrictas normas de calidad a nivel internacional. De acuerdo con un estudio en el laboratorio químico y de alimentos de la UNAM se acreditó que la proteína Profood® tiene un nivel de digestibilidad en promedio del 98 % y que es segura para su consumo.

No, los alimentos Profood son altos en proteínas y bajos en hidratos de carbono y grasas. Están diseñados no sólo para nuestro protocolo de pérdida de peso, sino que también para complementar la alimentación diaria de cualquier persona.

No, ofrecemos una amplia gama de sabores dulces y salados listos para su consumo y para preparar en casa, tales como bollos de chocolate, chips de paprika, omelettes, crepas dulces, nuggets de pollo, cacahuates, galletas, barritas, croissants, entre otros.

Las vitaminas y minerales que se dan en nuestros protocolos son para prevenir alguna deficiencia que pueda generar tu cuerpo y así evitar mareos, náuseas o alguna otra sintomatología.

La cetosis es un proceso metabólico, en el cual tu cuerpo no usará como recurso principal de energía a los hidratos de carbono, sino que utilizará la grasa acumulada, sin dañar tu masa muscular, de una forma segura y controlada.

No, no damos ningún medicamento, sólo te brindamos las vitaminas y los minerales que necesitas.

Durante el protocolo comerás alimentos Profood, de alto valor nutrimental, que te ayudarán a controlar tu apetito y a no pasar hambre.

Tras la pérdida de peso, llegarás gradualmente a un equilibrio en tus hábitos alimenticios gracias a la reeducación, evitando el temido rebote.

Para no alterar su consistencia y sabor, debido a que hay vitaminas que se descomponen con el calor. Así mismo, las necesidades y requerimientos en cuanto a suplementos alimenticios varían de persona a persona.

Al principio del protocolo se puede presentar dolor de cabeza debido a la alta ingesta de azúcares o hidratos de carbono habitual en el paciente, por lo que una rutina nueva de alimentación, en la cual la ingesta de los hidratos de carbono disminuye considerablemente, es normal que la secreción de insulina disminuya.

En una dieta normoprotéica se ofrece la cantidad específica de proteínas que el cuerpo necesita, con niveles bajos de hidratos de carbono y grasas. La proteína es la protagonista, pero se relaciona con los otros grupos de alimentos para no producir carencias nutricionales. De esta manera se evitan cualquier déficit y/o riesgo de salud.